Personajes de el libro, el perfume

Escritor alemán nacido en la localidad bávara de Ambach. Hijo del escritor expresionista W. E. Süskind, desde 1968 a 1974 estudió Historia medieval y moderna en Munich y Aix-en-Provence. Sus obras giran en torno al aislamiento del individuo en la sociedad, y durante los años 80 colaboró en guiones televisivos. El éxito le llegó con El Perfume (1985), que lo desveló como un gran narrador. Esta novela ha sido traducida a más de veinte idiomas. Actualmente vive una vida aislada al lado del lago Starnberger, en su ciudad natal.

Breve resumen

Jean-Baptiste Grenouille, protagonista de la novela, es una persona caracterizada por no oler a nada. En cambio, él es capaz de apreciar todos los olores que lo rodean, todos los que el viento traía hacia él. Su obsesión en la vida era saber el método necesario para poder quitarle el aroma a las cosas y hacerlo suyo. Pretendía obtener olores que luego pudiera usar a su conveniencia. Con este fin se fue introduciendo en el mundo de la perfumería, donde elaboraría su técnica hasta el punto de conseguir todo lo que se proponía.

Los personajes

El protagonista es Jean Baptiste Grenouille. Tuvo una vida nada afortunada. Su egoísmo tampoco le ayudaba mucho. En el libro se le compara a un a garrapata: está amarrado en un sitio hasta que encuentra una buena oportunidad y se lanza para exprimir todo lo que le sea posible. En su vida, el fracaso le llevaba a la enfermada y cuando veía una oportunidad de futuro, sanaba. No tenía honor, una cosa tan valiosa para un hombre de esa época a él le pasaba desapercibida. No creía ni en los santos ni en su propia madre. Para él, su nariz eran sus ojos, no necesitaba observar nada para descubrir como era. Simplemente abría su campo nasal y era capaz de describir lo que le rodeaba. Era un verdadero hipócrita “¡porque no eran nada y él lo era todo!”

Personajes secundarios importantes de nombrar serían:

-Su madre. Una mujer cansada de la vida que lleva. Soñadora, pensaba que algún día se casaría con un hombre que la sacara de la miseria. Acostumbrada a dar a luz en medio de los desperdicios de pescado. Todo lo que salía de su interior salía sin vida, igual que su alma.

-Madame Gaillar. Una señora maltratada por su padre. Ni olía ni sentía. Parecía inmutable. Trabajaba criando niños con un plan para le vejez. Ahorraba un dinero estipulado con anterioridad, tenía los gastos justos, con el fin de tener una vejez tranquila.

-Grimal. Hombre sin escrúpulos que exprimió a Grenouille todo lo que pudo, pero que lo enseñó a trabajar.

-Baldini. Hombre modelado a la antigua, es decir, la cuestión del honor es muy importante para él. Su prestigio está por encima de todo, ya que todo lo que tenía no lo había ganado por su esfuerzo precisamente, sino por lo que sus antecesores le habían dejado. La diferencia de clases estaba muy marcada en su mente. Sentía una envidia tremenda porque siempre le superaban que eran inferiores a él. Se siente un hombre desgraciado. Tiene la duda de si Dios es verdaderamente el centro de todo, empieza a barajar la posibilidad del antropocentrismo. Piensa que con la ayuda de la moralidad innata y la razón humana no se necesita a Dios para nada. Se sorprende por la nueva ideología, ahora ¡quieren elegir el monarca entre todos! Compara la vida con el río, es una corriente eterna en la que su vida, su casa, su riqueza, se va esfumar igual que se va la corriente.

-Taillade-Espinasse. Este hombre tenía una tesis, la cual tenía que demostrar de algún modo para que la gente lo creyera. “...la vida sólo puede desarrollarse a cierta distancia de la tierra, ya que ésta emana constantemente un gas putrefacto, un llamado “fluido letal”que paraliza las energías vitales y tarde o temprano produce conduce a su extinción. Por esta razón los seres vivos tendían a crecer alejándose de la tierra...” utilizó a Grenouille como prueba de la corrupción sufrida tras estar durante tanto tiempo en contacto constante con la tierra. Él se comprometió a administrarle un tratamiento que le regeneraría por completo. Así lo hizo, obtuvo lo que quería, el reconocimiento de la gente y Grenouille obtuvo dinero, ropa y la obtención de un perfume personal. Él mismo llegó a creerse que era cierto e intentando probarlo en sí mismo, murió.

-Antoine Richis. Hombre de la alta sociedad. Rodeado de riqueza pero que todo lo que tenía se lo había ganado trabajando. Era viudo, solo tenía a su hija Laure. Su objetivo en la vida era trabajar para que sus hijos pudieran desfrutar de la mayor riqueza posible. Era muy inteligente, pues descubrió los planes de Grenouille, aunque no consiguió evitar que lo llevara a cabo.

-Laure. Una doncella joven, hermosa y virgen. Fue su víctima más importante. Con ella pensaba que iba a obtener lo que siempre había añorado, el amor.

Composición de la novela

La novela consta de 51 capítulos que están estructurados en cuatro partes. La primera parte (de 22 capítulos) transcurre en París, donde Grenouille nace y crece y comienza a indagar en el mundo de la perfumería. La segunda parte (de 11 capítulos) transcurre mientras Grenouille vive en la cueva de la montaña hasta que el marqués de la Taillade-Espinasse realiza el experimento con él. En la tercera parte (de 15 capítulos) relata su vida en Grasse y todo lo sucedido allí. En la cuarta y última parte (de un solo capítulo) narra su llegada a París y el desenlace de la historia.

Desarrollo de la novela según el paso del tiempo

Jean Baptiste Grenouille nació el 17 de Julio de 1738 en París, rodeado del más putrefacto aroma de la ciudad, en medio de un mercado, entre desperdicios de pescado. Nada más nacer comenzó su desgracia, la madre lo dio por muerto ya que todos sus anteriores partos habían sido infructuosos. Pero esta vez la descubrieron y fue entregada a las autoridades que, la condenaron a la muerte y entregaron a Grenouille a una institución religiosa.

Fue criado por varias nodrizas, pero ninguna conseguía tenerlo durante mucho tiempo. El niño tenía algo extraño: no olía a nada. Sólo pudo soportar eso la señora Gaillar, porque carecía de olfato y, casi, de sentimientos. Con la señora Gaillar, rodeado de niños, ya comenzó a ser marginado. Nadie pasaba por alto que ese niño tenía algo extraño: no le daba miedo la oscuridad, se guiaba por su olfato, no le importaba la soledad... tenía todos los olores que le rodeaban identificados, pero no clasificados, incluso había olores de los que desconocía el nombre. Aprendió a hablar por la necesidad de nombrar los olores que le rodeaban, no para poder comunicarse con nadie.

Cuando tenía ocho años, madame Gaillar dejó de recibir su paga de la institución religiosa. Sin ningún tipo de remordimiento de conciencia, sabiendo que no estaba infringiendo la ley, lo llevó a un curtidor amigo suyo llamado Grimal para que éste se encargara de él. Este señor le dio cobijo digno de un animal y lo enseñó a trabajar. Grenouille aprendió bien el negocio, pronto supo que tenía que respetar al dueño, no llevarle la contraria y así conseguiría las cosas con mas facilidad. Aquí contrajo un agrave enfermedad, todos pensaban que no iba a poder salir de ella, ya que era causa de muerte para la mayoría de los del gremio. Pero Grenouille era mas fuerte de lo que parecía. Se curó y continuó trabando, ahora ya hacía los trabajos mas complicados y delicados que antes estaban reservados para las manos más expertas. Poco a poco le fueron concediendo libertad. Comenzó a indagar por las diferentes calles de la ciudad.

El 1 de Septiembre de 1753, en una noche de fuegos artificiales encontró algo que le llamó aún más la atención. Era un aroma especial el cuál sintió la necesidad de seguir hasta encontrar su origen. Provenía de una joven muchacha, pelirroja, de belleza extrema (pero no su físico, sino su olor ya que los ojos de Grenouille eran su nariz). Sin más contemplaciones la mató. La olfateó de arriba abajo, cual perro siguiendo un rastro, hasta que dejó de desprender ese aroma tan especial.

La mató simplemente por egoísmo, quería ese aroma solamente para él, no quería que nadie se lo arrebatara, no quería compartirlo con nadie.

Comenzó a acercarse a las mejore perfumerías de París, soñaba con un día trabajar en una de ellas. Se detuvo a diferenciar y a clasificar todos los olores que conocía, aprendió a hacer mezclas geniales, maravillosas.

Un día tuvo la suerte de poder ir a la perfumería de Baldini para llevarle el encargo de unas pieles. Aprovechó esta oportunidad para demostrarle a Baldini su capacidad parar crear. Con sutileza se introdujo en el mundo de la perfumería, que era lo que realmente él quería. Grenouille aprendió a la perfección la técnica de la destilación y a no hacer las mezclas al hacer, sino siguiendo unas normas ya establecidas. La destilación era una técnica insuficiente para lo que Grenouille quería. Se sentía insatisfecho, enfermó. Estuvo a punto de morir, pero consiguió que Baldini le confesara que en el sur había otros métodos más sofisticados. Una vez que Grenouille ve esperanza de futuro, sana de su enfermedad. Emprende su viaje hacia el sur. Por supuesto, no sin haber dejado huella: Baldini murió tras haber intentado aprovecharse de él, pero antes le firmó un certificado de oficial de artesano sin el cual no habría podido conseguir nada posteriormente. Aunque sus amos hasta ahora se habían aprovechado de él, el que había salido ganando siempre había sido Grenouille. Éste había obtenido lo que quería, en cambio, Baldini, Grimal y madame Gaillar habían fallecido.

Con dieciocho años, Grenouille emprende el viaje hacia el sur. En su largo camino comenzó a sentir que el olor a seres humanos se le hacía insoportable. Esquivaba pueblos, posadas... para él: “en el mundo sin hombres, la vida era soportable” incluso optó por caminar de noche mientras que el resto dormí para evitar cruzarse con nadie. La luz de la luna era su aliada: “Su luz no tenía color y perfilaba débilmente el terreno, bañando la tierra con un tinte gris sucio y estrangulando la vida durante una noche” el alma de Grenouille rea un mundo de sombras.

En Agosto de 1756 fue cuando al fin encontró la tranquilidad, en una cueva casi en la cima de una elevada montaña, muy pequeña y oscura. Allí encontró plena soledad. Tan sólo salía para beber agua, comer cualquier cosa que encontrara y hacer sus necesidades. Cuando al fin estaba instalado, alejado de cualquier olor de un ser humano fue cuando se sintió feliz (bajo mi punto de vista esto es un apequeña contradicción en la historia, ya que el autor se empeña en dejarnos claro que era un niño carente de sentimientos y ahora dice que siente felicidad)

Inundado por esa apacible soledad se dedicó a hacer desaparecer todos los olores repugnantes, todos los que a él le parecían desagradables. Ya que en su interior lo único que había era eso: olores; y si los eliminaba todos se quedaría sin nada.

Una vez, mientras dormía, un sueño le inundó. Comenzó a sentir angustia... había algo que le estaba acorralando y no sabía lo que era, porque era su olor, es decir, nada. Cuando despierta decide comprobar si era cierto lo que había soñado.

“- Mirad, he hecho una gran obra y me complace mucho, pero, como todo lo terminado, ya empiezo a aburrirme. Quiero retirarme y, como culminación de éste fructífero día permitirme un pequeño entretenimiento en las cámaras de mi corazón”

Siete años después de haber estado en esa cueva decide salir y volver a entrar para descubrir su olor que debe estar impregnado en las paredes de la cueva. Pero esto no sucedió así, no percibió nada diferente al día en que entró. Entonces era cierto, no olía a nada. Ésta pasó a ser su mayor preocupación, ignoraba algo de sí mismo.

Reanudó su marcha. En la primera ciudad a la que fue a para fue entregado al alcalde que, a su vez lo entregó al marqués de la Taillade-Espinasse, que aprovechó para hacer un experimento con él. Como siempre, Grenouille no ofreció resistencia alguna. En su estancia con el marqués se vio por primera vez reflejado en un espejo... incluso bien vestido parecía un hombre normal. El marqués intentó ponerle su perfume, pero éste fingió un ataque y consiguió que lo llevaran a la mejor perfumería de la ciudad. Allí creó un perfume personal, que incluía el olor básico de un ser humano: excrementos, queso rancio...; y también esencia de plantas para que la diera el aroma característico de un perfume. Al marqués le dio uno pero sólo con esencia de plantas.

Ahora que ha comprobado que su perfume da resultado, nadie nota que él no huele a nada, quiere crear uno que haga que la gente se enamore de él. “Quien dominaba los olores dominaba el corazón de los hombres”

En Septiembre de 1753 llega a Gras. Nada más llegar encuentra un olor muy parecido al de la pelirroja que asesinó en París. Sitúa de donde procede el olor y se da cuenta que es una niña quien lo desprende, aún ha de esperar dos años para desarrollarse del todo. Decide que es mejor alejarse de ella para evitar tentaciones. Fue contratado por la señora Arnulfi en una perfumería al otro lado de la ciudad. Druot era el primer oficial, amante de la viuda de Arnulfi. Cuando comenzó a trabajar sólo le mandaba hacer los trabajos más duros, pero Grenouille utilizó su experiencia para ir ganándose su confianza. Al cabo de un tiempo pasaba la mayor parte del tiempo solo en la perfumería, haciendo lo que él quería.

Consigue crean un gran número de perfumes personales. Cada uno provocaba sensaciones diferentes en la gente; él era capaz de dominar estas sensaciones, sabía exactamente lo que conseguía con cada perfume.

Aprendió las técnicas aquí usadas y gracias a ellas “... creó con ánimo juguetón naturalezas muertas, paisajes perfumados e imágenes de diversos objetos. Porque no tardó en pasar a los objetos vivos” los animales no se dejaban extraer su esencia con facilidad al igual que las flores o los objetos inanimados, a los animales tenía que matarlos.

Con la sábana de un hombre que había estado convaleciente en su cama hasta la muerte, consiguió revivirlo... revivió su aroma, su perfume.

Ahora ya sabía obtener el perfume de un ser humano. Lo único que le faltaba era crear un perfume que inspirara amor.

Fue a ver a la muchacha pelirroja otra vez, o mejor dicho, a olerla. Ella era la única capaz de despertar amor en él, aunque sólo era amor por su fragancia, no era un amor carnal. Sentía esa fragancia como suya, sentía que “durante toda su vida no había hecho más que renunciar, pero nunca había poseído y perdido” “había decidido poseer la fragancia de la muchacha de detrás de la muralla. Y si al cabo de pocas semanas la perdía y la pérdida le causaba la muerte, no le importaría”

Comenzaron a suceder asesinatos de distintas doncellas, todas ellas hermosas, vírgenes y acababan de convertirse en mujeres. Murieron 24 chicas, todas del mismo modo: con un golpe en la nuca, les arrebatan la ropa y el cabello, pero no las violaban. Cesaron los asesinatos, se divulga la noticia de que el asesino estaba en otra ciudad y que había sido detenido.

Grenouille había estado practicando hasta ahora con todas esas chicas, para perfeccionar el método y no fallar en nadad en la pieza más importante.

Antoine Richis sabía que su pelirroja hija, Laure, era la doncella más hermosa habida y por haber. Richis descubre las intenciones del asesino, piensa que es un coleccionista minucioso al cuál sólo le faltaba la pieza más valiosa, la propia Laure.

Richis tuvo un sueño espantoso y decidió marcharse de su hogar. Hizo creer a todo el mundo que se dirigía a Grenoble, enviando allí a todos sus criados. Pero él marchó a Cabris con su hija y la camarera que la acompañaba. Richis quería casar lo antes posible a su hija para que la desvirgaran y dejara de ser el objetivo del asesino.

Con la esencia de las 24 doncellas guardada, decide que es el momento de ir a por la de Laure. Pero cuando salió de su cobertizo descubrió algo extraño, no encontraba el valioso aroma de Laure. Aunque acercándose a las puertas de la ciudad, no tardó en encontrar el rastro del camino que iban siguiendo. A Grenouille no pudieron engañarlo con el cambio de destino.

Llegó a la posada donde ellos se iban a hospedar antes de que ellos llegaran. Se hospedó con un nombre falso, al igual que Richis lo hizo.

Cuando todos dormían, Grenouille no encontró ningún problema para introducirse por la ventana en la habitación de Laure que dormía sola. La mató y la envolvió en el paño ya preparado para la tarea. Esperó hasta arrebatarle toda su esencia, luego lo recogió todo y se marchó.

Al amanecer Richis pensó que era un día tranquilo y normal. Nada más alejado de la realidad, que descubrió al asomarse a la habitación de su hija. Vio exactamente la escena que él había soñado con anterioridad.

Grenouille volvió a Grasse, a su casa y elaboro el preciado perfume con toda tranquilidad. Como antes de marcharse, en la puerta de la ciudad, preguntó la dirección de Richis, y además, en la posada dijo que era oficial de perfumería no fue nada difícil reconocerlo y detenerlo.

El 15 de Abril de 1766 le comunican que dentro de dos días va a ser torturado y lo dejarán morir en un cadalso ante todo el pueblo. Él en ningún momento mostró debilidad. Siempre se confesó culpable y la explicación que daba a todo esto era que las necesitaba.

Al llegar al cadalso, todo el mundo que estaba allá congregado comenzaron a pensar que él no era el culpable. Sabían que era él porque las pruebas eran evidentes, pero no querían creerlo. Amaban a ese ser pequeño que les parecía el más hermoso, atractivo y perfecto. Con el perfume de Laure consiguió atacarles de forma sexual a todos. Todos estaban excitados, no eran capaces de controlarse. Pronto, la ciudad se convirtió en una orgía en la que participó desde la nobleza, pasando por el clero hasta llegar al pueblo llano; no había ni diferencias de edades. Ya nadie quería matarlo. Aún así, Grenouille no se sentía contento: todos lo amaban pero él no amaba bsolutamente a nadie. Lo que él sentía por los demás era odio, y lo que necesitaba era que lo odiaran.

Ni tan siquiera Richis se dio cuenta de la mentira, lo creyó hijo suyo e intentó que así fuera. Lo llevó a su casa, quería que él suplantara el lugar que su hija había dejado.

Grenouille huyó. Cuando todo pasó el pueblo se sentía avergonzado de la orgía que allí se había organizado. Lo que hicieron fue declarar a Druot culpable de los asesinatos e intentaron olvidarse de todo.

Grenouille volvía a huir de la gente. Lo que ahora quería era llegar a París y morir allí. Ahora que tenía lo que había ansiado durante toda su vida, ser amado, descubre que no le sirve para nada, él no ama a nadie.

El 25 de Junio de 1767 comenzó a percibir el olor a París, tan característico de los demás por su aglomeración de gente, ya que era la ciudad más grande de Francia. Cerca del cementerio se acercó a un a hoguera donde había prostitutas, ladrones y demás. Al principio pasó inadvertido, pero cuando se echó su valioso perfume, todos se abalanzaron sobre él. Lo despedazaron, lo devoraron. Lo más curioso es que luego no tenían ningún remordimiento de conciencia, todos antes habían cometido algún pecado. Ninguno se atrevía a mirarse a la cara hasta que lo hicieron, y lo hicieron orgullosos: Porque sentían que por primera vez habían hecho algo por amor.

Notas personales

Me he permitido el lujo de incluir en el desarrollo de la novela una nota acerca del autor. No me gustaría pecar de soberbia pero he creído conveniente e imprescindible añadir eso.

Al igual que me gustaría comentar la excesiva descripción de algunas cosas y la falta en otras. Es capaz de hacernos imaginar donde está Grenouille sentado, es capaz de hacernos oler que sólo Grenouille puede percibir, es capaz de hacernos recorrer las calles de París si necesidad de viajar en el espacio, tan solo con la imaginación.

Pero para mi entender, que es poco en le literatura universal, no me parece bien que descuide detalles como el preguntar a las puertas de la ciudad hacia donde se dirigía Richis. He barajado la posibilidad de que lo hiciera porque era la excusa que necesitaba para luego ser identificado, pero me parece una excusa muy fácil, poco elaborada.

Tampoco el hecho de registrarse en la posada con nombre falso y luego decir que era oficial de perfumería. Son pistas demasiado evidentes, las cuales, para mi gusto el autor las debería haber elaborado un poco más.

Otro dato sería decir que tiene que esperar dos años a Laure. ¿Por qué? Yo intuía que era porque se iba a convertir en mujer, pero, ¿por qué dos años? En este caso he tenido en cuenta que tal vez esa era la intención el autor, hacernos pensar un poco; aunque lo dudo mucho.

Vuelvo a insistir en que en ningún momento pretendo cuestionar la calidad del libro, solamente son detalles que me han impactado y creía necesario comentar.

A pesar de la crítica negativa que he hecho, pienso que el libro es uno de los mejores de todos los que he leído. Es un libro que te envuelve por completo, que cuando empiezas con él no te molestan ni tan siquiera los ruidos que hay a tu alrededor. Es muy fácil introducirse en la historia.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
©2009 LEO LABOR | by TNB